¿Está el cine en decadencia?

en

Así como hay cerrajeros, hay películas; sin embargo, cuando se habla de cine, no solo se habla de entretenimiento, sino que también de arte y cultura; a lo largo de la historia del cine, se han desarrollado ciertas películas que marcaron un hito histórico por su calidad, dejando su huella, y estableciendo un antes y un después en la pantalla grande.

Muchos hablan de la época de los años 70, 80 y 90 donde se publicaron películas que quedaron para la posterioridad; sin embargo, al pisar el siglo XXI, se ha notado un declive en la calidad de los films.

En este artículo, hablaremos de la decadencia del cine.

La época dorada del cine

Para algunos, desde 1915 hasta 1950 el cine ofreció buenas películas, para otros (Un tanto más flexibles) la calidad de las películas llegó hasta el término del siglo XIX. Lo cierto es que en dichos años se produjeron grandes títulos que hoy conocemos como películas de culto, tales como: Lo que el viento se llevó, volver al futuro, el resplandor, 2001 Una Odisea en el espacio, El Padrino, Terminator, Blade runner, Alien el octavo pasajero; entre otra gran cantidad de films.

Críticos afirman que el cine se ha contaminado con la avaricia, cosa que no sucedía antes, donde las películas se desarrollaban con fines artísticos, y con el fiel objetivo de brindarle a los espectadores una buena película.

Hoy en día esto ya no es así, y las películas ya no cuentan con tramas complejas, o simplemente con ese toque de originalidad que caracterizaba a los films de mediados del siglo XX. Y es que, a partir de los años 80, aunque en dicha época salieron muy buenas películas, empezó la carrera comercial por desarrollar títulos en grandes cantidades solo con el objetivo de lucrar y no de aportar algo nuevo.

Ahora esto se ha agravado mucho más, y podemos ver cientos de films que tratan y hablan de los mismo, y cada día son menos las empresas cinematográficas que tratan de desarrollar algo nuevo.

Hay que mencionar, que esto de la decadencia del cine, ha tocado también a las películas animadas, los mismos estudios que antes desarrollaban películas de animación cuya trama estaba dirigida también a adultos, hoy en día la calidad de dichas películas es muy baja y está limitada para los más pequeños.

Las sagas: Un problema

Las sagas y secuelas son la grave enfermedad del cine, estas demuestran en su máxima expresión, las ansias que tienen las empresas cinematográficas de obtener dinero sin la necesidad de concebir nuevas ideas.

Esto se ve en todos los géneros, y un claro ejemplo de esto, son las películas de Rápidos y furiosos, saga que parece no tener fin, cuyas ideas se acabaron hace años, pero se siguen produciendo nuevos títulos de la franquicia con el único objetico de recaudar dinero.

Otra cara de esto, son los Live-action de Disney, que es la otra mina de oro de la empresa, donde pueden recaudar grandes sumas de dinero, reciclando las viejas y muy exitosas películas animadas de años atrás, empleando el mismo argumento que las películas ya poseían, y añadiendo solo mejoras gráficas a través de la animación en computación.

 Todo esto ha y sigue perjudicando al cine gravemente, donde cada año se ven menos películas de calidad; y tal parece que esto no va a cambiar pronto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *